PRESS ROOM
ACTUALIDAD

 

La Colección BEEP de Arte Electrónico sigue recibiendo reconocimientos internacionales y colaborando localmente

  • Con casi 50 obras, la Colección es una referencia a escala mundial
  • Recientemente ha sido la colección invitada al festival del Ars Electronica, el encuentro más importante en el ámbito del arte tecnológico
  • Durante el mes de septiembre también ha colaborado con exposiciones locales en las poblaciones de Alcover y Amposta (Tarragona)


Con cerca de medio centenar de obras, la colección BEEP de Arte Electrónico es uno de los fondos de arte de referencia del arte tecnológico y electrónico a escala mundial. Y lo es, tanto por su recorrido -15 años-, como por su calidad, ya que los artistas son primeras firmas mundiales. La colección cuenta con piezas de autores como Marcel·lí Antúnez, José Manuel Berenguer, Daniel Canogar, Eduardo Kac y Luis Lugán. También hay que destacar la gran cantidad de estilos, técnicas y mensajes artísticos, que otorgan a la colección un alto nivel de representatividad de la categoría del arte electrónico.

La Colección BEEP de Arte Electrónico es fruto del objetivo del grupo empresarial reusense Ticnova en su afán de potenciar la creación artística vinculada a la tecnología, favoreciendo la comunicación entre los desarrolladores de tecnología y los artistas. Una colaboración natural que beneficia y enriquece a ambos mundos.

Vinculada desde sus inicios a la Feria de Arte Contemporáneo ARCOmadrid, a través del Premio ARCO BEEP de Arte Electrónico, ha generado con los años una de las colecciones de Arte Electrónico más importantes de Europa.

Exposición invitada a Ars Electronica

La Colección BEEP de Arte Electrónico fue una de las protagonistas de la última edición del festival Ars Electronica, que se ha celebrado en septiembre en la ciudad austriaca de Linz, la más importante en el ámbito del arte tecnológico.

 

En Linz se pudo ver una de las últimas incorporaciones al catálogo artístico de BEEP, obra del artista británico Paul Friedlander. Se trata del último trabajo de este creador, la instalación Tycho; Test One. La creación consiste en un monolito de cemento lumínico, un nuevo material desarrollado por el centro tecnológico Eurecat para la empresa de mobiliario urbano Escofet, con el que el artista ha podido trabajar en primicia.

Colaboración local en Alcover y Amposta

La Colección BEEP de Arte Electrónico también colabora con eventos locales para ayudar a difundir el arte contemporáneo, en este caso durante el mes de septiembre, se ha podido ver una pieza en el Convent de les Arts de Alcover (Tarragona), equipamiento educativo-cultural y residencia de artistas que acoge el segundo ciclo de artes visuales. La obra expuesta es "Ejercicios de medición sobre el movimiento amanerado de las manos", de Manu Arregui, ganador de la IX Edición de los Premios ARCOmadrid / BEEP de Arte Electrónico 2014.

A través del baile, esta pieza vídeo-artística reflexiona sobre tópicos como la fobia al afeminamiento y la masculinización. Y lo hace a partir de una grabación de las manos en movimiento de varios bailarines profesionales. La obra utiliza un software de modelado en 3D para replicar estos movimientos y obtener los datos de posición y rotación correspondientes.

En cuanto a Amposta (Tarragona), el centro de arte Lo Pati, inauguró el pasado agosto un proyecto artístico único con la colaboración de la colección BEEP de Arte Electrónico. Se trata de la sonorización de la obra Face to Face II, de Anthony McCall, y que pertenece a la colección de BEEP. El artista Mark Fell, un creador de referencia en la investigación sonora, ha sido el encargado de poner banda sonora a la espectacular instalación Face to Face II.

La obra consiste en una videoinstalación formada por dos proyecciones de luz en sendas pantallas, que requiere la presencia del público para tomar vida. A través de la luz, la sombra y el humo, el artista genera un espacio efímero. En este espacio, el visitante tiene la sensación de atravesar paredes de luz sólida, que se transforman con el contacto de su cuerpo. Así se crean nuevas geometrías y imprevisibles alteraciones del espacio arquitectónico.